‘Entrega de las 100 mil casas gratis empezará en enero’: Vargas Lleras

El presidente y el ministro de Vivienda, , lograron convertir en realidad la promesa de entregar, el año entrante, las primeras 100.000 a personas víctimas de la violencia o desplazadas de sus terruños. Esta ‘maratón’ de entregas se iniciará el 15 de enero.

Vargas Lleras revela además que el año entrante se lanzarán nuevos planes de vivienda social, con bajísima cuota inicial, para quienes devenguen menos de 1,7 salarios mínimos.

Ministro, ¿cómo va el programa de las 100.000 viviendas gratis?

En Villavicencio, en presencia del presidente Santos, acabamos de suscribir el contrato de la casa 70.000. Este mes finaliza la evaluación y selección de las firmas que construirán las 30.000 restantes. Todas serán entregadas a los beneficiarios el año entrante en los plazos que fijó el Presidente. Cada colombiano que ingrese a la página 100milviviendasgratis.gov.co puede, semana a semana, consultar en tiempo real el avance de las obras en cualquier municipio del país.

¿Cuándo se entregarán las primeras y cuándo las últimas?

El próximo 15 de enero entregaremos las primeras en Pradera (Valle) y luego en Armenia. Siguen Medellín, y Soledad y Galapa, en el Atlántico. En diciembre de 2013, la totalidad de las 100.000 viviendas gratis estarán adjudicadas y entregadas a sus beneficiarios.

¿No serán ‘casitas de papel’?

No. Las empresas más serias, las de mayor experiencia y capacidad financiera, las más reputadas, son las encargadas de su construcción. En el pasado la vivienda de interés prioritario tenía en promedio 32 m². En este programa se logró un área de 45 m², en muchos casos superior, y con posibilidades de ampliación. Los terrenos en cada conjunto o áreas de cesión para parques, instalaciones deportivas y equipamento duplican en extensión cualquier iniciativa del pasado.

¿Quiénes van a recibir las 100.000 viviendas?

Ya expedimos el decreto de focalización que garantiza absoluta transparencia en la asignación y cero discrecionalidad. Las familias beneficiarias serán aquellas víctimas y desplazadas con subsidio asignado en el pasado pero que nunca pudieron materializarlo. Las que necesitan ser reubicadas por estar en altísimo riesgo y las de ingresos inferiores a 100.000 pesos mensuales, que viven en extrema pobreza.

¿Eso garantiza que no haya ‘colados’?

Además de estar ya focalizadas las familias, tenemos el acompañamiento de los organismos de control. En cada municipio se hará un sorteo público, como lo ordena la ley de vivienda. En ningún caso el ministerio, los gobernadores o los alcaldes tienen posibilidades de seleccionar o no a un beneficiario. El proceso es totalmente objetivo.

¿Y las familias que no resulten favorecidas?

Quedarán priorizadas, con expectativa cierta, para la segunda etapa del programa que ya anunció el Presidente.

¿Cuál es el departamento que va tener más casas gratis?

Antioquia. En 41 municipios del departamento estamos construyendo 3.820 viviendas y en Medellín, 10.000 más. Las primeras 3.000 estarán listas en marzo.

¿Es que habrá un nuevo plan de vivienda gratis?

Necesariamente. Este esfuerzo debe continuar hasta que superemos el déficit habitacional acumulado en muchos años. Ya estamos estructurando programas complementarios para otras 100.000 viviendas el próximo año, que no serán gratis pero que le permitirán a una familia que gane un salario mínimo comprar su casa y atender el crédito sin comprometer más del 30 por ciento de sus ingresos.

¿De dónde salió la tierra para estas 100.000 viviendas?

Uno de los efectos más positivos del programa fue haber motivado a los alcaldes a habilitar terrenos. 950 proyectos fueron inscritos en poco tiempo. Hoy el país cuenta con un gran banco de tierra que no solo atenderá el programa sino que, en el inmediato futuro, permitirá construir 250.000 casas adicionales.

¿Qué quiere decir tierra habilitada?

Terrenos incorporados al perímetro urbano del municipio que dispongan de servicios públicos y tengan los títulos de propiedad claros.

¿Cómo se garantiza que las familias que reciban las casas no las arrienden o las vendan?

La ley de vivienda contempla una expresa prohibición que se incluirá en cada escritura para que, durante 10 años, nadie pueda vender ni arrendar su casa.

¿Antes del lanzamiento de este programa, cómo funcionaba el modelo para comprar casa?

El Gobierno pone un subsidio de vivienda familiar y el comprador, mediante un esquema que se denomina “ahorro programado”, el 10 por ciento del valor de la casa, y suscribe un crédito a 15 años para cubrir la diferencia. Este modelo continúa para quienes tienen ingresos superiores a 1,7 salarios mínimos, pero una familia con solo un salario tarda 14 años en completar el ahorro y, regularmente, no es sujeta de crédito. Se comprenderá que quienes están en la extrema pobreza estaban totalmente excluidos. A esas personas, que jamás ni siquiera soñaron con tener casa propia, es a quienes queremos llegar.

¿Ya quedaron superados los problemas con Bogotá?

En parte. A Bogotá, que es la ciudad con el mayor número de familias desplazadas y en donde hace más de 10 años no se construye un programa significativo de vivienda VIP (vivienda de interés prioritario), le asignamos 8.000 cupos, que comprometían recursos por 320.000 millones de pesos. Terminó el año y, lamentablemente, tan solo se habilitó tierra para 4.900 casas, y eso que ampliamos en tiempo las oportunidades que no tuvo ningún otro municipio del país.

¿Las 100.000 casas que se van a entregar tienen asegurada su infraestructura?

Totalmente. El constructor debe entregar las obras de urbanismo terminadas, los servicios públicos habilitados en cada vivienda y, en la mayoría de los casos, los equipamentos que hicieron parte de la oferta.

¿Cómo se está enfrentando el problema de agua que tiene el país, asunto que también es de su competencia?

Esa es otra revolución en marcha concreta. Se están ejecutando obras por valores superiores a 1 billón de pesos en este momento y estamos cerrando licitaciones por medio billón de pesos adicionales. El año entrante, si sumamos los recursos de los planes departamentales y del presupuesto que se me asignó, las inversiones llegarán a 1,8 billones más. Riohacha y Quibdó tendrán plena cobertura, algo que parecía irrealizable. En toda la región Caribe –Sincelejo, Santa Marta y Montería, entre muchos otros municipios– se adelantarán obras financiadas totalmente por el Gobierno Nacional. En el Cauca, Santander, San Andrés y Providencia se están construyendo acueductos urbanos y rurales, alcantarillados, plantas de tratamiento, conexiones intradomiciliarias. Eso no tiene precedentes.

¿Qué son conexiones intradomiciliarias?

Por primera vez en este país estamos interviniendo directamente en las viviendas que no tenían agua, para hacer las acometidas y dejar instalados lavadero, sanitario, lavamanos y ducha. Tener agua potable cambia la vida de una familia. En marzo de 2013 entregaremos el programa en El Pozón –Cartagena– y en el barrio Evaristo Sourdís, de Barranquilla. Ya iniciamos obras en Barranca, Apartadó y Leticia.

Apoyo total a eventual reelección

Es claro que estos programas que comienzan a entregarse tienen unos beneficios políticos indudables. ¿En favor de Santos o en favor suyo?

Al presidente Santos y su gobierno serán a quienes recuerden los sectores más pobres con enorme agradecimiento por esta revolución, que lo es, en materia de vivienda y agua. El esfuerzo fiscal es descomunal: 4,2 billones de pesos para vivienda y casi 2 billones más para agua. Fue el Presidente quien creyó en el programa y quien apropió los recursos. Y cuando le digo su gobierno me incluyo, porque para los efectos yo soy su ministro de Vivienda y cabeza del programa. Nuestro país entró al exclusivo club con Brasil, México y Chile, que destinan el 1 por ciento del PIB a vivienda de interés social.

¿Pero estos programas le ayudan también a su campaña presidencial?

¿A cuál campaña? Con absoluta franqueza le expreso: si el presidente Santos en su momento toma la decisión de presentarse a la reelección, y está en todo su derecho, lo acompañaré de la manera más entusiasta. Y lo haré, bien continuando en el ministerio hasta el final del periodo o saliendo a defender en el debate lo que ha sido la obra de gobierno y la conveniencia de darle continuidad.

¿Y si el Presidente no aspira a la reelección?

Esa ya es otra cosa. No nos anticipemos. Pero en ese hipotético caso, claro que consideraría presentarme al debate electoral.

¿Cómo se explica que un dirigente político como usted, con el éxito que ha logrado alcanzar, dirija todo su arsenal político a beneficiar la eventual reelección del presidente Santos?

Recuerde que ingresé al Gobierno como ministro del Interior y de Justicia; luego, cuando se escindieron los ministerios, ocupé el cargo de ministro del Interior, y ahora el de Vivienda. He gozado de la absoluta confianza del Presidente en el desempeño de estas funciones. Ninguna realización hubiera sido posible sin su permanente apoyo. Pero mucho más importante que lo anterior es la convicción que tengo sobre la orientación en todos los frentes de las políticas públicas de la actual administración. Aun en aquellas donde hoy los resultados no son tan evidentes. De manera que ¿cómo se explicaría usted que yo, a estas alturas y en la forma más desleal, me retirara para enfrentar al Presidente?

¿El Presidente tiene intenciones de aspirar a la reelección?

No lo sé.

¿Pero acaso usted no ha conversado con él de estos temas?

Claro que sí. En su momento, él tomará una decisión al respecto y se la comunicará al país. Pero, como quiera que llega un año electoral y las inhabilidades para aspirar al Congreso empiezan en marzo y las de Presidente en mayo, su pregunta puede ser oportuna para reiterar categóricamente lo siguiente: yo hago parte de un equipo de trabajo que ha creído y cree en el de presidente Santos; si él busca su reelección, estaré acompañándolo desde donde él disponga. Nunca consideraría la posibilidad de enfrentarme al Presidente.

Si el Presidente le pide el retiro del Gobierno para que usted le dé apoyo político a su reelección, ¿usted acepta?

Totalmente. En el momento en que eso se requiera o que él lo estime conveniente, yo doy un paso al frente y me integro a librar la batalla del 2014. Creo que la tarea del Presidente debería continuar porque muchos de los programas que se diseñaron aún no han concluido. Sería muy importante que se mantuviera al frente del Estado para darles continuidad.

Compartir...Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter1Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone